Albert Casals: Y entonces yo daré la media vuelta…

Mezclo dos historias que MERECEN ser contadas, porque hablando de gente que va a estar viajando por el mundo en éstos meses, hay una historia que no podemos pasar de largo. Y esa nace de otra que, a pesar de no ser completamente de viajes, tampoco podemos dejar pasar.

Resulta que Hernán Casciari (un argentino que vive en España y escribe como nadie escribe hoy en “el internet hispano”) está arrancando junto a un amigo el proyecto de una Revista Literaria sin publicidad que se vende a cualquier punto del mundo. Es revolucionaria por donde se la mire. Literalmente (y literariamente) una bestialidad.

En una seguidilla de posts que empieza acá (y sigue: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12) se puede leer la historia completa de la “Revista Orsai” y sus particularidades limadas. Pero en el post número 11 de ese listado (“El Viaje“), cuenta por arriba la historia de Albert Casals, que está mejor contada por el mismo Albert en el video que encabeza éste post.

Albert tiene 19 años, y con su silla de ruedas y sin nada de plata, se le ocurrió que quiere viajar y dar la vuelta al mundo. Un irrespetuoso de la vida, de esos que nos encantan.

El pibe llega justo como para patearle al sorete el tablero a esos que dicen que para viajar hace falta plata, o que viajan los que tienen tal o cual cosa que justo ellos no tienen. Ya lo dije antes, pero dejenme de nuevo ser un poquito brusco: PELOTAS hacen falta. Y éste muchacho las tiene de sobra.

Alguno dirá que con la ayuda de Hernan y compañía es más fácil. Puede ser. Pero el pibe ya lleva 5 años y 40 países recorridos por su cuenta, sin ayuda ni compañía. ¡Y en silla de ruedas, joder!.

Ahora con su novia Anna va a dar una vuelta al mundo que llamó “La Media Vuelta“. Por un año entero la va a estar contando en los números trimestrales de la Revista Orsai (que también va a tener su cuota audiovisual, para eso le dieron equipo de cámaras y micrófonos).

Es una locura su historia. Una locura linda. Una locura que me emociona y me da bronca al mismo tiempo. Por la simpleza con la que cuenta su idea corajuda, por el haber aceptado su vida como le tocó y sin querer cambiarle nada, y por el hecho de que se anime saltando miedos a viajar sin poner las excusas de señorita (con todo respeto a las señoritas) que muchas veces ponemos todos…

Me da bronca mi actitud, pero me motiva la suya. Así que disfruto viéndolo, disfruto sabiendo que existe gente así, y agradezco su historia, por eso se las presento para que se gasten las palmas aplaudiéndolo conmigo… 😀

5 pensamientos en “Albert Casals: Y entonces yo daré la media vuelta…

  1. viri

    albertito querido! lo amo y soy su fan. banco todo lo que decis en especial dos cosas: este pibe es un ejemplo de vida a nivel que va feliz con su silla de ruedas y no se traumó mirando la ventana. y por las TREMENDAS (BOLAS!) agallas de viajar sin tener nada. como diria la nenita resentida con referentes infantiles “paraaaa vossss, miraa lo que hace este pibe!”

    Responder
  2. Ana

    No, lo mas admirable del chavon es su visión de la vida y la felicidad: no es una historia motivadora sobre un chico en silla de ruedas que puede viajar; es sobre cómo una personas cualquiera (sin importar si con discapacidades o no) logró encontrar la felicidad del modo más simple y mas difícil de hacer: haciendo simplemente lo que nos hace felices, sin otra preocupación que ser.
    Por eso me gustó tanto 🙂 que savio joven

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *