Antes de partir

Son muchas las ideas, listas, materiales, programas y libros sobre viajes que tienen en algún lugar (generalmente en el título) la expresión “antes de morir“. Un buen ejemplo de eso es, sin ir más lejos, el libro/documental de los 1000 lugares que ver antes de morir que vimos hace poco.

Y es lógico.

Porque se me ocurre que la mayoría de las personas que “largan todo y se van” a recorrer el mundo, a conocer y descubrir, lo hacen porque entienden que la vida en la tierra es demasiado “corta” como para desaprovecharla, y el mundo demasiado grande, diferente, y maravilloso como para no explorarlo a fondo.

Los “aterra” la idea de morirse sin aprovechar cada momento al máximo. Para ellos nunca es tarde, pero tampoco hay tiempo para desperdiciar en nimiedades (anotá “nimiedades” como la palabra del día, pibe).

Y bastante de eso tiene “Antes de partir” (o “The Bucket List“), la película que protagonizaron Jack Nicholson y Morgan Freeman encarnando a dos pacientes terminales de cáncer a los que les queda menos de un año de vida y deciden aprovecharlo “viviendo la vida” y haciendo las cosas “que siempre quisieron hacer“.

Y al margen de que me pareció una película espectacular, lo que más me llamó la atención fue eso: Esperar a estar en las últimas para dedicarse a vivir (cualquier parecido con la “jubilación” es mera coincidencia). Me pegó el hecho de que me dejara tan picando eso de “VIVIR en serio, antes de morir”. De no morir sin disfrutar, sin conocer, sin hacer lo que realmente quise hacer en mi vida.

No me imagino a Dios creando al ser humano y pensando que miles de años después el hombre iba a estar encerrado 8, 10, 12 horas por día en un cubículo con un aparato, con suerte otras 8 durmiendo en otro cubículo, 2 comiendo… en otro cubículo y 2 en otro cubículo más, mirando una caja que muestra “en alta definición” como otros viven la vida que él quisiera vivir.

A Dios me lo imagino con un poco más de creatividad que eso. Sino pienso que hubiera economizado en “mundo” e invertido más en cubículos. Y claramente no lo hizo.

Pero volviendo al concepto de “Antes de partir“, acordarme que acá en el planeta Tierra probablemente no viva más de 100 años (y menos con el nivel de Coca-Cola, Mc Donalds que ingiero por mes) me hace reflexionar en eso de cumplir los sueños.

Steve Jobs dijo en un espectacular discurso lo siguiente:

“Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque prácticamente todo — las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso — se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir al corazón.”

Por ahí tu sueño sea viajar, o por ahí no. Por ahí vos ves a “la vida del cubículo” como una vida plena, y está perfecto. Pero sea cual sea tu sueño más grande, todo indica que la vida es muy corta como para NO cumplirlo.

Seguro que mientras vivas nunca es tarde… pero en un momento hay que empezar. Porque podés quedarte con las ganas… o hacerlo antes de partir.

7 pensamientos en “Antes de partir

  1. Dai

    Guauu!.. q buen post.. t felicitoo y es verdad, es asi, siempre pensamos dentro de un tiempo esto, dentro de unos años lo otro, cuando junte mas plata, cuando me paguen, pero hay que disfrutar cada segundo y cada momento en esta vida que es corta, y pesada, y hay q hacerla lo menos pesada posible.. y si tenes la oportunidad aprovecharla y hacer todo eso q te pospones todo el tiempo.. 🙂 me encantoo.. y t obligo a hacerme ver esa peli..

    Responder
  2. Marian

    ¡Que espectacular película! Como lloré… ¡COMO! jajaja Formo parte del 96% que no quiere saber el día de su muerte, pero aún así trato de disfrutarla. Lo dije varias veces en Q! creo, pero hago casi todo lo que me gusta y lo que quiero (hablamos, obviamente, de cosas que no afecten al otro, sino sólo a mi). Y no hago cosas que no me den placer (excepto levantar la mesa… y algunas más relacionadas con el trabajo).

    Me encantó el tema de “la vida del cubículo”, la verdad parece ser una nueva filosofía de vida…

    Saludos y buen finde!!!

    Responder
  3. Viri

    jaja y si . creo que el ser humano hasta que no le dicen ” mirá flaco en dos meses te moris” no reacciona. le tiene que estar por pasar algo fuerte para abrir los ojos. pero si lo pensas mejor y tenes en cuenta que te vas a morir y te vas a quedar con la sensacion de que no hiciste nada , te pones las pilas.

    un beso!

    Responder
  4. Andy

    Hermoso post Milton.
    La peli buenisima, altamente recomendable para aquellos que no tuvieron el placer de verla.
    Con respecto a disfrutar la vida, es muy caracteristico de los humanos, ese necesidad de sentir la perdida para encontrar el valor de las cosas.Necesitamos sentir que se nos apaga la vida para esforzarnos en encenderla.
    Pero hay algo bueno en todo esto; si lo estamos hablando, es porque lo detectamos a tiempo y podemos empezar a hacernos felices, sin la presion de un calendario marcando la cuenta regresiva.
    Asi que a perseguir los sueños, a mirar un poquito adentro nuestro para ver cuales son esas cosas que REALMENTE nos llenan el alma y a empezar a entender la vida como una oportunidad unica para conventirnos en aquello que anhelamos.

    Responder
  5. Milton! Autor

    Dai, vas a ver esa película y la vas a ver conmigo, sabelo.

    Marian, pienso parecido. Las cosas que tengo que hacer y no me darían placer por sí mismas (que son pocas), sé que tienen alguna consecuencia que sí me lo daría. Así que busco el placer de esa consecuencia y lo aplico a la causa. 🙂 jeje

    Andy, tal cual, que lo hablemos es una buena señal de alerta. Y un poco con esa idea escribo éste tipo de posts: para que lo hablemos.

    Me gustó mucho el último párrafo de tu comentario!

    Saludos!

    Responder
  6. MARTINA

    Hola, estuve leyendo tus escritos y pensamientos entremezclados… si bien es hermoso viajar – para aquel que puede- no te hace libre; si, vos lo que necesitas es ser libre, y lamentablemente no lo somos hasta que nos damos cuenta que estamos hartos! de la vida? de la rutina? de los cubiculos? nooooooo!!! de llevar una vida que Dios no quiso para nosotros; somos los únicos responsables de no pedirle una manito a nuestro Padre para que nos ayude a saber la verdad y a ser libres .. te invito a que no desproveches la oportunidad de pedir ayuda al Creador, El es tan bueno, que no hace acepción de personas … todos sin distinción, dejando a un lado el orgullo, la necedad, la ignorancia podemos ser felices! pero felices en serio desde adentro desde nuestro corazón, y no tenderemos miedo a la muerte sino que esperaremos con ansias ese momento por llegar a la vida eterna.
    Que puedas pensar con el corazón y con la mente es mi deseo. Un fuerte abrazo para vos. Martina

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *