Bad Hotel: Lady Gaga y el futuro del activismo

Hay distintas maneras de protestar. Algunos perjudican a los demás para llamar la atención y que se los escuche, algunos perjudican a algunos y benefician a otros (como quien levanta la barrera de un peaje), y otros hacen una genialidad como ésta.

Me explico: en el hotel Westin St. Francis de San Francisco, hicieron un flashmob adaptando la letra de Bad Romance de Lady Gaga a un reclamo de trabajadores.

Don’t Get Caught in a Bad Hotel” (“no te dejes atrapar por un mal hotel”, o algo por el estilo) le pusieron al tema que cantan, con banda y todo, en el lobby del mismo hotel a boicotear.

Hasta donde entiendo con mi pobrecito inglés (si alguno entiende más y ve que estoy diciendo cualquier cosa, me avisa), el problema es que los trabajadores de una lista de hoteles están reclamando un contrato más justo, con plan de salud, y demás.

Al no ser escuchados, armaron un boicot en contra de sus propios trabajos. Y ahí entran algunas organizaciones y la orquesta The Brass Liberation Orchestra en acción. Para que, de una manera divertida, se llame la atención sobre el punto que reclaman.

¿Éste es el futuro del activismo?

En éste artículo del Huffington Post (en inglés), Paul Hogarth se pregunta si no será éste el futuro de las protestas. Y lo dice con dos frases interesantes:

Sea cual sea la época en que viven, los activistas deben adaptarse al medio más eficaz para transmitir su mensaje.

La gente ya no se entera de las noticias sólo por un grupo de canales, por lo que es posible que una marcha con miles de personas no tenga mucho efecto. Hoy las ideas prenden, de dispersan y afianzan en las redes sociales.

Son varios los reclamos no escuchados a diario por ser más de lo mismo en todo el mundo. Con internet se democratiza la comunicación y se permite que un reclamo como éste llegue desde San Francisco directo a mi que estoy en Buenos Aires, en menos de una semana.

Otro buen ejemplo de ésto (y en éste caso era el reclamo de uno sólo que se viralizó por todos lados) era el reclamo de Dave Carroll a United Airlines con el famoso “United Break Guitars”.

Yo ya me enteré qué reclaman, por qué y quiénes lo hacen, y hasta tengo la lista de hoteles que boicotean. Y todavía no sé qué piden quienes cortan la calle a sólo algunas cuadras de mi casa.

Entonces: Más allá de quién sea el que reclame lo más justo, lo va a hacer notar mejor quien entienda y se adapte cuanto antes a los medios que tiene para difundirlo. Y parece que algunos lo van entendiendo bastante bien.

3 pensamientos en “Bad Hotel: Lady Gaga y el futuro del activismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *