Archivo de la categoría: Peliculas y series

Mapa de Famosos de Buenos Aires

El mapa de los famosos

Antes que nada: perdón al que viene desde Que la pases lindo! y lee de nuevo sobre ésto, pero me pareció que era acorde al tema del blog. No es el mismo post, pero es sobre el mismo tema. Dicho ésto, sigamos nomás.

Así como en Estados Unidos algunos venden sus mapas señalizando las casas de varios de los famosos internacionales (o mismo como otros venden “La Ruta de las Mansiones”, pasando en un bus por cada una de las pequeñas grandes casitas), ahora los famosos que residen en Buenos Aires tienen su propio mapa: El Mapa de Los Famosos.

En éste caso la idea no nace de una empresa, sino de dos bloggers argentinos (el Capitán Intriga y Fausto) que por lo visto no lo hacen con fines comerciales, sino como un simple entretenimiento. Algo divertido y muy útil para el cholulo nacional.

El mapa salió al aire ayer con casi 200 estrellas nacionales o aledañas que viven en Buenos Aires (por ahora no se registraron famosos que vivan en otras provincias), y es un mapa participativo. De hecho la idea parte de esa participación.

Muchisimos de los que vivimos en Buenos Aires conocemos algún famoso que vive cerca de nuestra casa, del trabajo o de algún lugar que solemos frecuentar. Entonces el que sabe avisa a mapadelosfamosos@soncosasmias.com y así se va llenando el mapa. Sólo en su primer día ya hubo más de 100 mensajes con datos de nuevos famosos.

El mapa de los famosos en Argentina

Entre los famosos que se pueden ver en la lista están Susana Gimenez, Mirtha Legrand, Natalia Oreiro, Jesica Cirio, Ivan de Pineda, Gastón Dalmau, Charly García, Rodrigo Guirao Diaz, Sergio Denis, o Soledad Silveyra.

Un dato importante: en la web no se da la dirección ni los datos exactos de ningún famoso, porque la idea no es perjudicar la seguridad o la intimidad de nadie. “El objetivo es jugar un rato a ver quiénes son nuestros vecinos y con quiénes se pueden topar los famosos”, dijo uno de los creadores.

Para el que quiera visitarlo, ahí está entonces: El Mapa de los Famosos.

Surf en la “Pororoca” (MDQ)

Surf en La Pororoca (MDQ)

“MDQ” es un programa argentino hecho por dos hermanos jóvenes mostrando en video las aventuras de sus viajes (ya nos gustaría a todos hacer algo así).

Los dos surfers, los dos marplatenses, van recorriendo el mundo y filmando los deportes más extremos, los lugares más extraños, las aventuras más increíbles, y las personas  que se van cruzando alrededor del globo.

El programa en sí es imperdible para todo aquel que guste de viajar, pero la edición especial de “La Pororoca” me pareció simplemente espectacular.

[flv width=”510″ height=”400″]http://videosfla.uigc.net/canal13/2009/05/27/mdq240509.flv[/flv]

La Pororoca es una ola gigante, la más larga del mundo (comparable con un tsunami, que tanto conocemos por las noticias) que se forma producida por el equinoccio (la alineación de la tierra, la luna y el sol) una vez por año en el Río Amazonas. “Pororoca” significa “Gran estruendo destructor” para que te des una idea de lo fuerte que es.

Se mezcla el océano y el río, y se produce ésta pared de agua de entre 1,5 y 4 metros de altura que se mueve a entre 15 y 25 kilómetros por hora.

Al mezclarse los dos junto con parte de la selva (que la Pororoca arrasa tirando arboles y demás), se mezclan tiburones, cocodrilos, serpientes, pirañas, delfines y hasta candirus, unos peces transparentes de hasta 15 centímetros que se meten al cuerpo por orificios (especialmente vagina, ano y pene), se abren adentro y chupan la sangre del cuerpo.

Con esos peligros, un doctor, una moto de agua, una lancha más precaria que lo ideal, y un record guinness brasilero (el que más tiempo permaneció parado en una ola), los hermanos Weinbaum, conductores del programa “MDQ para todo el mundo”, fueron (según dicen) los primeros argentinos en surfear la Pororoca.

Anthony Bourdain en Argentina

Sin Reservas - Anthony Bourdain

Soy bastante jodido para la comida. Por eso es que no soy un gran fan de lo gastronómico. Con un chori y una Coca me alcanza y me sobra. Así que los programas de “cocina por el mundo” no suelen ser de mis favoritos en los canales de viajes.

Pero “Sin Reservas” de Anthony Bourdain es otra cosa. La comida está en primer plano pero no molesta. El tipo se mete en la raíz del lugar que visita, y lo recorre completo. Y eso mismo hizo en su recorrido por Argentina.

El programa que estuvo Anthony Bourdain en Argentina es una joya de viaje que recorre en 43 minutos y medio MUCHISIMO (no todo, pero muchísimo) de nuestro país. Y no sólo lo que “ve el turista”, sino más “adentro” todavía. Encontré el video en el blog Mis Fotosecuencias y no me aguanté las ganas de ponerlo acá.

“Un poco de Barcelona, un poco de Paris, un poco de Roma… Buenos Aires es la ciudad más europea de sudamérica“, y arranca:

El Tango, Los Pericos, el choripan, morsipan, el chimichurri, una picada, la mortadela, el matambre, la fainá, el bidét, Marta Minujín, las “villas miserias”, la Villa 20 en Lugano, el locro, el aplauso al asador, Bariloche, parapente en El Bolsón, la carne al disco, “al que le toca el laurel lava los platos”, los gauchos (“los últimos cowboys”), el mate (curiosamente le gustó), El Calafate, el día del lago, y el Perito Moreno.

Recorridito se pegó el yanqui. Todo eso entre “awesome’s” de acá y “fuck*ng’s” de allá.

Un par de “notas al margen”

  • Nada más imaginarme a Paris Hilton en Lugano me hizo reir un rato.
  • “Los cocineros pueden ser alcohólicos o gays”, le dice el gaucho. “Soy muy alcohólico”, responde Anthony.
  • Y por último el “No ves un… (lo piensa)… ¡sorete!” del gaucho en el Perito Moreno me mató.
  • Y sí, Marta Minujin está “de la gorra”.

Antes de partir

Son muchas las ideas, listas, materiales, programas y libros sobre viajes que tienen en algún lugar (generalmente en el título) la expresión “antes de morir“. Un buen ejemplo de eso es, sin ir más lejos, el libro/documental de los 1000 lugares que ver antes de morir que vimos hace poco.

Y es lógico.

Porque se me ocurre que la mayoría de las personas que “largan todo y se van” a recorrer el mundo, a conocer y descubrir, lo hacen porque entienden que la vida en la tierra es demasiado “corta” como para desaprovecharla, y el mundo demasiado grande, diferente, y maravilloso como para no explorarlo a fondo.

Los “aterra” la idea de morirse sin aprovechar cada momento al máximo. Para ellos nunca es tarde, pero tampoco hay tiempo para desperdiciar en nimiedades (anotá “nimiedades” como la palabra del día, pibe).

Y bastante de eso tiene “Antes de partir” (o “The Bucket List“), la película que protagonizaron Jack Nicholson y Morgan Freeman encarnando a dos pacientes terminales de cáncer a los que les queda menos de un año de vida y deciden aprovecharlo “viviendo la vida” y haciendo las cosas “que siempre quisieron hacer“.

Y al margen de que me pareció una película espectacular, lo que más me llamó la atención fue eso: Esperar a estar en las últimas para dedicarse a vivir (cualquier parecido con la “jubilación” es mera coincidencia). Me pegó el hecho de que me dejara tan picando eso de “VIVIR en serio, antes de morir”. De no morir sin disfrutar, sin conocer, sin hacer lo que realmente quise hacer en mi vida.

No me imagino a Dios creando al ser humano y pensando que miles de años después el hombre iba a estar encerrado 8, 10, 12 horas por día en un cubículo con un aparato, con suerte otras 8 durmiendo en otro cubículo, 2 comiendo… en otro cubículo y 2 en otro cubículo más, mirando una caja que muestra “en alta definición” como otros viven la vida que él quisiera vivir.

A Dios me lo imagino con un poco más de creatividad que eso. Sino pienso que hubiera economizado en “mundo” e invertido más en cubículos. Y claramente no lo hizo.

Pero volviendo al concepto de “Antes de partir“, acordarme que acá en el planeta Tierra probablemente no viva más de 100 años (y menos con el nivel de Coca-Cola, Mc Donalds que ingiero por mes) me hace reflexionar en eso de cumplir los sueños.

Steve Jobs dijo en un espectacular discurso lo siguiente:

“Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque prácticamente todo — las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso — se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir al corazón.”

Por ahí tu sueño sea viajar, o por ahí no. Por ahí vos ves a “la vida del cubículo” como una vida plena, y está perfecto. Pero sea cual sea tu sueño más grande, todo indica que la vida es muy corta como para NO cumplirlo.

Seguro que mientras vivas nunca es tarde… pero en un momento hay que empezar. Porque podés quedarte con las ganas… o hacerlo antes de partir.

1000 lugares que ver antes de morir

1000 lugares que ver antes de morir

1000 lugares que ver antes de morir” es el nombre de un libro que no hace mucha falta explicar de qué puede tratar.

1000 places to see before you die” es su título en inglés y Patricia Schultz es el nombre de la escritora que durante 7 años recopiló información e imágenes sobre lo que ella considera son los “1000 indispensables” en lo que a destinos del mundo se refiere. Un número para nada menor (100 ya me parece un número considerable).

El libro tiene casi mil páginas (lo cual teniendo en cuenta que es menos de 1 por destino no parece tanto), y se tradujo al español en 2007 con el nombre de “1000 sitios que ver antes de morir“.

El que disfruta de viajar y tiene televisión por cable en su casa (o es asiduo a descargar éstas cosas de internet) debe conocer la serie 12 capítulos que Discovery Travel & Living hizo con una pareja estadounidense a partir del libro.

La idea es: Se seleccionó a unos recién casados Albin y Melanie (los protagonistas) de una lista de más de 900 parejas para recorrer en 14 semanas el total de 13 países, en un recorrido que visita 100 de los lugares que el libro destaca no sólo mostrando imágenes sino describiendo en primera persona de la pareja las cosas como van pasando (“¡Soy Melanie, y estoy volando!”, dice la chica contenta colgando de lo que, si mal no recuerdo, era un parapente).

Los 13 lugares que recorren son Hawaii, Alaska, Australia, México, Canadá, Brasil, Sudáfrica, Perú, Italia, Francia, India, Nepal, y Camboya. Y gracias a internet si no lo viste en TV lo podés descargar por MegaUpload en HD. 🙂

Obviamente, como todo gran éxito en ventas, salieron traducciones varias y mechandising de todo tipo, que incluye hasta “El rompecabezas de 1000 lugares que ver antes de morir” versión “Playas” y versión “Africa”, pero bueno, eso al margen.

Sin dudas, si no fuera porque no encontré a nadie que venda el libro en Argentina y porque el envío termina costando más que el libro comprandolo por internet en Europa, ya lo tendría en mis manos. Por el momento lo estoy considerando seriamente.

Por si a alguno le interesa, tengo algunos links que amplian el tema éste de los “1000 lugares que ver antes de morir“: