Archivo de la etiqueta: Enfermedades

Síndromes viajeros con nombres de ciudades

A partir del Síndrome de París y la confirmación de su existencia (que es todo una novedad para mi), me puse a investigar un poco más de algunos “síndromes viajeros” con nombre de ciudad. Y salieron algunos MUY extraños. Alguno conocido, pero el último sobre todo, el Síndrome de Jerusalem, va a ser una sorpresa para más de uno.

El Síndrome de Stendhal

Sindrome de StendhalEl Síndrome de Stendhal (o Síndrome de Florencia) es algo así como sentir que a uno no le entra tanta belleza en el cuerpo (explicado con mis palabras, claro). En idioma Wikipedia sería:

“Es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando éstas son particularmente bellas o están expuestas en grandes cantidades en un mismo lugar.”

Tiene su origen en el relato del autor francés Henri-Marie Beyle (de seudónimo “Stendhal”), que contó con detalles lo que sintió al visitar la Basílica de Santa Cruz en 1817, en la ciudad de Florencia, Italia.

El Síndrome de Estocolmo

Sindrome de EstocolmoEl Síndrome de Estocolomo (que algunos mal llaman “Síndrome de Helsinki” por un chiste en “Duro de matar” :P) es probablemente el más conocido de todos éstos síndromes de ciudades.

La Wikipedia lo define como:

Una reacción psíquica en la cual la víctima de un secuestro, o persona retenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con quien la ha secuestrado. En ocasiones, dichas personas secuestradas pueden acabar ayudando a sus captores a alcanzar sus fines o a evadir a la policía.”

Tiene origen en el año 1973 en Estocolmo, Suecia, con el robo a un banco con toma de rehenes. Durante 6 días los delincuentes tomaron a 4 personas (3 hombres y una mujer).

Cuando todo terminó, la mujer se resistió al rescate y no quiso testificar en contra de los ladrones. Y hay quienes dicen que hasta hay una foto de ésta señorita besándose con uno de los captores. 😛

El Síndrome de Lima

Sindrome de LimaEl Síndrome de Lima, sintetizando, es todo lo contrario al Síndrome de Estocolmo. En éste caso son los secuestradores los que empiezan a ponerse en los zapatos de los rehenes, empiezan a simpatizar con ellos, a entender la situación y sus necesidades, y a ponerse de a poco más compasivos y comprensivos.

Algunos dicen que tiene su origen en una toma de rehenes en el año 1996 en la residencia oficial del embajador japonés en Lima.

14 miembros del MRTA (Movimiento Revolucionario Tupac Amaru) tomaron cientos de rehenes. Con el paso del tiempo los secuestradores fueron liberando a los rehenes sin mucho más, incluídos el entonces futuro presidente de Perú (Toledo) y a la madre del actual presidente (Fujimori).

El Síndrome de Jerusalem

El Sindrome de JerusalemEl más extraño de todos, a mi humilde gusto. Y el que más me impactó. El Síndrome de Jerusalem, según CNN es:

“Una rara condición en la que los turistas –en promedio uno o dos cada mes- se sienten tan abrumados por el poder del lugar que disocian la realidad y se creen figuras bíblicas“.

Y sigue diciendo:

“La ruptura intensa con la realidad incluye agitación, el deseo de separarse del grupo turístico o de la familia, una obsesión por la limpieza, vestirse de blanco y la necesidad de predicar, compartir cánticos y marchar hacia los lugares sagrados.”

Llegaron a encontrar a un hombre vestido con una toga blanca creyendo que era el apóstol Pablo, un alemán queriendo bautizar gente como si fuera Juan el Bautista, o varios turistas en batas, envueltos en sábanas de hotel o desnudos, ninguno con historial de enfermedad mental previo.

Al margen de esos están los que tienen “Síndrome de Jerusalem superpuesto”, es decir, pacientes que ya tienen historial de enfermedad psicótica y que suelen llegar a Israel con una misión específica y con delirios de poder y de influencia…

El síndrome de París

Sindrome de Paris

Hace unos meses leí del curioso “Síndrome de París” en alguna lejana web de no muy buen aspecto (de esos que no reflejan mucha confianza). Y como andaba a las apuradas, ni siquiera le di mucha importancia (ni credibilidad) a lo que estaba leyendo.

Pero resulta que hace unos días investigando un poco más (a partir de las ganas de viajar que me despertaron los 5 timelapses de París, todo sea dicho), leo que el Síndrome de París existe, y que se trata de un trastorno psicológico transitorio encontrado en unas 20 personas por año, y que afecta especialmente a los turistas japoneses, y a las treintañeras de dicha nacionalidad.

Se da como resultado de un shock cultural por un lado, y un choque con la realidad por el otro. Como un fuerte contraste entre la idealización de París en la mente del turista y lo que éste encuentra en la capital francesa.  Y se cree que tiene un mayor impacto en los japoneses por la popularidad de París en la cultura nipona, que la ve idealizada sobre todo en las publicidades.

Turistas Japoneses

Mucho afectarían también las diferencias culturales entre un lugar y otro: el idioma (y la poca paciencia sobre todo de taxistas y mozos parisinos con quienes no manejen la lengua con fluidez), el carácter y el trato a las personas (uno es cortés y silencioso, el otro casi que vive a los gritos), el lenguaje verbal (algo así como el “lunfardo”, que muchas veces ni traduciendo tiene sentido en japonés) y el lenguaje corporal de unos y otros.

Todo eso rompe con el panorama romántico e ideal que los japoneses traen consigo en su viaje a París cargado de ilusiones, y puede llegar a producirles algo cercano a una crisis nerviosa o un ataque de pánico. Al nivel de que se relata de alguno que llegó a escuchar “la voz de la Virgen María diciéndole que saliera cuanto antes de Notre-Damme y volviera a Japón“.

Entre los síntomas psiquiátricos que produce, están los estados delirantes agudos, las alucinaciones, los sentimientos de persecución (creyendose que uno está siendo victima de los prejuicios, agresiones, o la hostilidad de los demás), ansiedad, desrealización, y despersonalización. Y entre los síntomas físicos, hay mareos, taquicardia, falta de aliento, sudoración excesiva, y posibles desmayos.

¿La cura del Síndrome de París?Regresar a Japón y no volver a pisar París” (bastante casera, bastante “atada con alambre”, como decimos los argentinos).

Más información del Síndrome de París

La imagen del post es del usuario Hans905, de Flickr.

Vacunas para viajar

Vacunas para Viajar

A la hora de planear un viaje se suelen tener en cuenta factores como la fecha, la temporada, la agencia de viajes, la línea aérea, el clima del destino, el costo del alojamiento, y demás.

Pero salvo que el destino sea conocido por alguna enfermedad particular o que tenga “mala fama” en el imaginario colectivo (a veces correcta y a veces no), no se suele tener en cuenta el asunto de la prevención de enfermedades y las vacunas que conviene darse para viajar a ciertos lugares.

No es bueno estar todo el tiempo paranóico y perseguido, porque la mayoría de los miedos que andan dando vueltas son infundados y pueden hacer que no disfrutemos nuestro viaje, pero tampoco es bueno arriesgarse a problemas que se pueden prevenir con un remedio o con una vacuna a tiempo.

No me gusta ni escribir del asunto porque me causa entre rechazo y aburrimiento, pero para irse y disfrutar de un buen viaje o de unas vacaciones sin sobresaltos (nunca más aplicable la frase) es mejor prevenir que curar.

  • Vacunas.org

Una fuente super-recomendable para saber qué vacunas se recomiendan para cualquier lugar del mundo es Vacunas.org, que tiene una sección especial de Vacunas para viajeros que es impecable.

  • Vacunar Argentina

En Argentina, la empresa VACUNAR tiene un sitio web informativo que está disponible para todo el mundo y un servicio telefónico gratuito de “Servicio de Asistencia y Vacunación al viajero” disponible desde cualquier punto del país. Está disponible de Lunes a Viernes de 13.30 a 19.30 hs. y está preparado para responder cualquier tipo de consultas. El teléfono es 0800-444-8425.

Entre las recomendaciones que le da la empresa a los viajeros argentinos hay algunas que pueden interesarle a viajeros de cualquier parte del mundo. En cuanto a vacunación hablan de las siguientes enfermedades:
Sigue leyendo

El Turismo y la Gripe Porcina

La Gripe Porcina y el Turismo

Mientras la Organización Mundial de la Salud dice que es mejor no relajarse con el tema de la gripe porcina, el mundo (quiera la OMS o no) va volviendo a la normalidad de a poco.

La Influenza tuvo su boom (que hasta la hizo cambiar de nombre varias veces: gripe porcina, influnza, h1n1, y demás) que seguramente algunos lo sufrieron y a algunos les vino bastante bien. Tuvo sus juegos, sus miles de tapas de diarios, sus miles de horas en TV, sus millones de barbijos vendidos, sus lamentables victimas, sus medidas de prevención, y demás.

Hoy Argentina, Uruguay, Estados Unidos, Bélgica y Gran Bretaña, entre otros, dieron de baja las restricciones y rebajaron las alertas de viaje que estaban poniendo a sus pasajeros. Ademas la empresa Carnival anunció que sus cruceros vuelven a pasar por puertos mexicanos.

Por su parte cuatro cadenas hoteleras mexicanas anunciaron que quienes se hayan contagiado de Gripe Porcina en su estadía en Cancún o la Riviera Maya (durante o 14 días después) van a recibir 3 años de vacaciones gratis para ellos y un acompañante.

La OMS dijo que están terminando de lograr una vacuna para Gripe Porcina pero que todavía no está todo dado para empezar a fabricarla masivamente. Para eso también pidió que todos afectados por la enfermedad puedan acceder igualitariamente y a precios accesibles a la vacuna.

Obviamente que la situación no está para tirar manteca al techo todavía, de hecho siguen apareciendo afectados y se van confirmando algunos muertos alrededor del mundo, pero teniendo en cuenta el caos mundial y la desesperación que había hace poco, la cosa se va normalizando y de a poco pareciera ir controlandose.

Y el turismo por su parte se empieza a recuperar de éste golpe fuerte que significó la crisis, la gripe porcina, el dengue y demás factores todos juntos.

Imágen: Publico.es.