Cómo mantener tu vida andando cuando estás de viaje

Seguir tu vida de viaje gracias a Internet

Ya pasó aquella época en la que irse de viaje era (obligatoriamente) desconectarse de todo y ponerle una pausa a la vida.

Hoy podés tranquilamente desconectarte de todo si esa es tu elección (y el viaje es de vacaciones o simplemente placer), o en caso de que viajes por algún compromiso, o que quieras extender más tu viaje que las típicas 2 o 3 semanas de vacaciones anuales, podés mantener tu vida andando sin problemas gracias a internet.

No es necesario frenar todo, ni es necesario esperar a volver para ponerte manos a la obra si ese viaje en el que estás metido te inspiró a algunos cambios importantes en tu vida.

¿Qué quiero decir con ésto? Incluso estando en la otra punta del mundo de tu hogar natal, podés, por ejemplo:

  • Hacer cursos y carreras online, estudiar ya sea carreras de grado o cursos de idiomas para perfeccionar esa nueva lengua que estás practicando. Entre las cientas de opciones disponibles, podés hacerlo con aplicaciones como Duolingo o similares o con opciones vía web como el Centro Universitario de Idiomas.
  • Pagar tus facturas online, gracias a servicios especiales para estos fines. En Argentina, por ejemplo, usamos Pago mis cuentas, pero varios también pueden hacerlo desde la página de su propio banco o tarjeta de crédito sin necesitar darle mucha vuelta al asunto.
  • Jugar en casinos online, si se te da bien el azar, podés jugar en sitios online de todo el mundo desde la cama de tu hotel, en pijama, antes de irte a dormir. Y quién dice, si tenés suerte, estirar el viaje un tiempo más con las ganancias. Una opción posible en este caso es el sitio de apuestas Casino.com.
  • Mirar películas o series online. Si vamos a ir al entretenimiento, ni siquiera es necesario que te pierdas esa serie que venís viendo hace un tiempo o esa película que te motiva a seguir soñando y viajando. Lo más fácil y cercano que se me ocurre es Netflix, que funciona en gran parte del globo, y sino aplicación como Stremio.
  • Seguir comunicado con tus seres queridos o en reuniones de trabajo. Es raro tener que explicarlo en 2016, pero hay DECENAS de opciones para seguir en contacto con seres queridos o hasta seguir llevando a cabo tus reuniones de trabajo con normalidad. Por poner algunos ejemplos: Skype, Facetime, Google Hangouts, WhatsApp, y muchas más. ¡Hay hasta miles de psicólogos en todo el mundo manteniendo sesiones con sus pacientes vía Skype! (¡Yo lo probé y lo recomiendo!).
  • Seguir trabajando, en casi cualquier puesto laboral de hoy, el trabajo se puede seguir haciendo incluso habiendo “cruzado el charco”, gracias a servicios como Google Drive, WordPress, Basecamp, Slack, Trello, Evernote, Dropbox y varias opciones más en la nube. ¡Así que podés seguir trabajando, Mojito en mano, desde la pileta de tu hostel si es necesario!
  • Buscar tu próximo destino, con recomendaciones de viajeros en comunidades como Trip Advisor o Viajeros.Com, o sitios en los que buscar alojamiento barato en las próximas paradas, como puede ser CoachSurfing, Airbnb, HostelWorld, Booking, y demás.
  • Buscar tu próximo restaurant o negocio recomendado, con aplicaciones como Yelp o similares, que te rastrean el punto en donde estás y te recomiendan opciones cercanas con fotos, reviews de otros clientes, y demás.
  • Seguir enterado de todo lo que pasa en el mundo, aunque también sea una obviedad decirlo en 2016. Enterarte las novedades de tu país (y con eso por ahí extrañar un poco menos) está sólo a un par de clics de distancia con los diarios, blogs, Twitter, Facebook, y demás asuntos.
  • Buscar el amor en el camino, ya sea que busques al amor de tu vida o una compañía para los próximos pasos, con aplicaciones como Tinder, Happn, o cualquier sitio respetable de citas online.

Mi reciente viaje por Europa fue el más largo que hice yendo sólo. Fue sólo un mes y medio, unos 50 días, pero para mi (que soy muy de estar con gente todo el tiempo) sonaba a una eternidad.

Pero la realidad es que es uno el que elige en qué momentos estar sólo y desconectado de todo, y en qué momentos interactuar con el entorno local, contactarse con familiares o amigos a la distancia, jugar online para distraerse, o hasta ponerse manos a la obra con algún proyecto pendiente.

Una buena manera de cortar con el mito de que si te vas de viaje te “perdés cosas”, es saber que gracias a internet podés mantener tu vida andando sin problemas, en casi todas las áreas necesarias.

Así que ahí tenés una excusa menos. ¡Ahora a viajar se ha dicho! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *